Reviews‎ > ‎

«El humor sale de los bares, del tú a tú con la gente, renunciar a ellos sería como renegar de los padres»

publicado a la‎(s)‎ 13 dic. 2010 4:38 por Sergi Franquesa Olivares
Entrevista publicada el 4/12/10 en La Voz de Galicia

Las risas regresarán esta noche (00.30 horas) a la cervecería carballesa Dublín de la mano del ciclo de monólogos que arrancó hace quince días con el exitoso duelo dialéctico entre los televisivos Dani Martínez y Dani Rovira. Hoy, el relevo lo tomará otra cara conocida de la pequeña pantalla (Caiga quien caiga, Malas compañías, Noche sin tregua), pero que también ha hecho sus pinitos en otros muchos campos, incluyendo un papel en la película Dieta mediterránea. Txabi Franquesa (Barcelona, 35 años) visita la capital bergantiñana con un espectáculo de humor para gente con ganas de pasarlo bien.

-¿Qué se va a encontrar el público carballés?

-Un espectáculo que resume parte de todo lo que he venido haciendo estos últimos años como cómico. Se trata de un material para todos los públicos, pero sobre todo para gente con sentido del humor.

-«No recomendado para menores de dos meses en época lactante», reza el cartel promocional.

-Así es, porque no entienden mi humor e incluso pueden molestar al resto del público (se ríe). Pero, apto para todos los demás, incluso la gente más mayor.

-Cine, televisión, teatro, publicidad... ¿Prolífico por vocación o por obligación?

-Por gusto. Yo me califico más como un artista polipatético que polifacético porque para llegar a rozar el éxito hay que fracasar primero. Casi diría que me gusta más el fracaso porque con el éxito te acomodas.

-Sin embargo ha triunfado en diversos campos. ¿Cómo se afronta así lo de actuar en pequeños locales?

-Son la base de nuestro sustento y fueron la excusa perfecta para trabajar en esto, así que es algo que me gusta hacer. El humor sale de los bares, del tú a tú, de estar cerca de la gente y renunciar a ellos sería como renegar de tus padres, aunque esto no significa que mi padre sea un bar (risas).

-¿La risa es un buen remedio contra la crisis?

-De alguna forma sí. Pese a como están las cosas, nosotros estamos trabajando más que nunca, así que tenemos que sentirnos unos privilegiados. Es como si fuésemos una especie de médicos haciendo terapia y permitiendo que la gente, mientras dura el espectáculo, se pueda olvidar por un rato de los problemas.

-¿Cómo hace un cómico para abstraerse también de sus problemas y salir al escenario?

-Hay algún motivo extraño que hace que cuando vas a salir se encienda un piloto en tu cabeza y desconectes de todo lo demás. Los que trabajamos en lo que nos gusta somos unos privilegiados. Yo, por ejemplo, hoy [por ayer] estoy con un virus, pero seguro que mañana me encuentro mejor. Tengo la sensación de que el público disfrutará de un buen espectáculo.

Comments